why is golf so hard

Por qué el golf es tan difícil y frustrante (pero no tiene por qué serlo)

¿Por qué es tan difícil el golf?

Es una pregunta que me hago a menudo en mi relación de amor-odio con este hermoso juego. He sido testigo de que tanto aficionados como profesionales pierden la cabeza cuando persiguen una pelota de golf en un campo.

En una ocasión, un amigo de la familia arrojó sus palos al agua en el hoyo 17 de mi local. Acababa de perder el Abierto Provincial Amateur y estaba tan consumido por las emociones que se desquitó con su equipo de golf. Pero déjame dejar las historias para más tarde.

Este artículo analiza por qué el golf es tan difícil y cómo puede disfrutarlo más. Además, proporcionaré formas de mejorar su juego de golf y reducir la frustración.

Por qué tanta gente encuentra que el golf es tan difícil

La gente encuentra difícil el golf porque es un deporte objetivo. Requiere una mecánica de swing y cálculos precisos para llevar la pelota de un punto a otro. Además de golpear la pelota de manera constante, debe juzgar con precisión el viento, la altitud y la humedad para un control de distancia óptimo.

Otra razón principal es que el golfista promedio no divide su tiempo en el campo de prácticas. Veo a muchos aficionados bombardeando drives y convirtiéndose en maestros del tee de salida. Sin embargo, sus hierros y su juego corto son erráticos y les cuestan caro en el campo de golf.

Si no es culpable de centrarse en un elemento de su juego, pero todavía tiene dificultades, la respuesta puede reducirse a su palo de golf. El equipo adecuado es vital para el éxito. Los jugadores de alto handicap o los principiantes deberían jugar con hierros para mejorar el juego y una cabeza de driver de gran tamaño.

Estos clubes son muy indulgentes para la persona promedio y ofrecen consistencia. Por lo general, poseen puntos dulces expandidos para combatir cortes y ganchos y producir tiros más rectos. Además, mantienen la velocidad de la pelota en los golpes descentrados para lograr la máxima distancia.

Es posible que los buenos golfistas no aprecien la tolerancia y la corrección de giro lateral de los hierros para mejorar el juego. Los hierros Blade son los más adecuados para estos jugadores que buscan trabajar sus tiros en el campo. Además, esos clubes brindan una sensación y acústica superiores para una experiencia mejorada.

Cómo el golf es difícil físicamente

Cuando los no golfistas miran a John Daly y Des Terblanche, puedes entender por qué piensan que el golf no es un juego físico. Qué equivocados están. Claro, puedes jugar al golf y navegar por las calles en un carrito, pero hacer swing con un palo de golf requiere resistencia y fuerza central.

Necesita una rotación óptima para que la cara de su palo esté en el camino del impacto para producir una distancia y precisión constantes. Si no está en forma, es una misión ejecutarla de manera efectiva y corre el riesgo de lesionarse las caderas, la parte baja de la espalda, el cuello y las rodillas.

De acuerdo con la Estadísticas Nacionales de Salud, los deportes recreativos como el golf tienen una tasa de lesiones más alta que los deportes de equipo como el voleibol o el rugby. Solo en 0,3 puntos más por cada 1.000 personas, pero sigue destacando el riesgo de lesiones. Más del 40% de los golfistas aficionados reportan lesiones cada año. Ese número es más del doble que para los profesionales.

Bryson DeChambeau es un excelente ejemplo de un jugador que ha mejorado su juego de golf al optimizar su forma física. Aumentó su swing y la velocidad de la pelota al ganar 20 libras de músculo y acondicionar su cuerpo. El resultado es uno de los bateadores más longevos del circuito.

Atrás quedaron los días de los atletas «reales» como JD y Rocco Mediate, que navegaron el curso alimentados por el vicio.

Cómo el golf es mentalmente difícil

Además de ser un deporte objetivo, el golf es tanto un juego mental. Honestamente, ahí es donde me equivoqué. Como junior, jugué una gran cantidad de torneos en mi tierra natal y en el extranjero, pero luché con factores mentales.

Tenía un hándicap 4 en ese momento y sabía de lo que era capaz. Había jugado alguna que otra ronda por debajo del par, pero en su mayor parte era un golfista de entre 70 y 70 años. Cada vez que jugaba torneos de juego por golpes, implosionaba después de un único hoyo malo y olvidaba que podía hacer birdies y retirar golpes. Efectivamente, me derroté a mí mismo.

Extrañamente, cuando se trataba de matchplay, perdí un partido en mis últimos dos años en la escuela secundaria. Si golpeaba la pelota en uno de los obstáculos y tenía un hoyo desastroso, solo ganaba 1 oportunidad. Había una dinámica diferente y había mejorado la confianza en esos escenarios.

Otro ejemplo personal de lo difícil que es mentalmente el golf ocurrió cuando tenía 13 años. Mi amigo y yo estábamos jugando un evento de eliminación directa de 2 bolas con mejor bola y estábamos 7 abajo después de 9. Después de un par de birdies de largo alcance, nos recuperamos. a 4 abajo el día 12. Pero, todavía teníamos nuestro trabajo cortado para nosotros.

En el par 3 13, el golpe de salida de mi compañero se salió de la copa y se detuvo a un pie de la copa. Hizo tapping para un birdie, y nuestros oponentes necesitaban hacer un chip desde el costado del green para reducir el hoyo a la mitad.

En cambio, el único oponente, un hándicap 2, remató su tiro y envió su pelota 1 yarda. Rompió su cuña lob y gritó todas las blasfemias del libro mientras mi amigo y yo tomamos el hoyo y caminamos el golpe 1, 14. Volvimos a nivelarlo después de 18 y ganamos el desempate de muerte súbita, avanzando a las semifinales.

El propósito de esa historia es resaltar la importancia de mantener un estado mental fuerte y sereno en el campo de golf. Cuanto más enojado te pones, menos seguro te vuelves. Es casi imposible jugar una ronda agradable de golf en ese estado de ánimo.

Además de la frustración mental provocada por un swing de golf fallido, hay que discutir el tema del enfoque.

Una pérdida de enfoque de una fracción de segundo puede arruinar su disparo. Podrías levantar la cabeza y cortar tu tiro. Alternativamente, intenta generar la velocidad de la cabeza del palo de Kyle Berkshire y deja la cara del palo abierta en el impacto, lo que lleva a un corte.

Desarrollar una rutina previa al disparo puede ayudarlo a concentrarse en su próximo disparo y olvidarse de percances anteriores.

Las 9 claves para mejorar en el golf (y divertirse más en el camino)

1. Toma lecciones de golf

Si ya no disfruta del golf debido a los bogeys constantes, las bolas perdidas y los palos rotos, puede ser útil tomar lecciones de golf. Deje de escuchar a sus compañeros de juego y busque instructores de golf expertos para erradicar la causa de sus problemas.

Tienen el equipo, el conocimiento y la experiencia para ponerlo en el camino correcto. También evaluarán si está utilizando el equipo correcto para su swing. Ahora, hago que estos expertos suenen como matones que señalan cada falla en su repertorio. Las lecciones están lejos de ser una experiencia desmoralizadora.

Puede leer un desglose completo de la importancia de un instructor en mi publicación sobre el valor de las lecciones de golf. La esencia de esto es que las lecciones le brindan los medios para mejorar su juego de golf. Aquellos que nunca han tenido lecciones deben anotar una cita con el médico de golf.

2. Estructure su programa de capacitación

Lo que quiero decir con estructurar tu programa de entrenamiento es diversificar tu rutina. En lugar de pasar dos horas en tu juego largo, divídelo. Pasa 25 minutos en cada elemento de tu juego.

Un ejemplo es golpear los wedges y los hierros cortos durante 25 minutos y luego concentrarse en los golpes con los hierros largos y los híbridos. Luego, tómese 25 minutos para perfeccionar sus habilidades con el driver y la madera de calle, y termine con la práctica del putt.

No se pare en la bahía de bateo y atraviese las bolas. Practica con propósito. Tal vez dedique un día de la semana a trabajar en los tiros de flop, pitch y bunker, y luego dedique la próxima sesión a trabajar en proyectos y desvanecimientos de hierros largos y medios.

Alterne las sesiones para que dedique suficiente tiempo a cada elemento de su juego de golf cada semana.

3. Cuenta de viento y elevación

Como si el golf no fuera un deporte lo suficientemente difícil, tenemos que lidiar con la naturaleza. Eso requiere que comprenda cómo las pendientes, el viento e incluso la hora del día afectan la distancia y la dirección de su tiro.

Puede comprar un telémetro asequible con modo de pendiente, que tiene en cuenta la inclinación o declive de la pendiente. Por ejemplo, si el green está ubicado por encima del nivel de su bola, es posible que deba tomar un palo adicional. Por el contrario, si el green está cuesta abajo, un palo menos puede ser suficiente.

Él Telémetro Callaway 300 Pro cuenta con modo de pendiente y proporciona mediciones precisas para mejorar el control de la distancia. Sin embargo, si buscas que incluya barométricas y temperaturas en sus cálculos, el Bushnell XE te puede interesar Naturalmente, cuesta más que Callaway.

4. Aprende a revolver

Los golfistas casuales a menudo entrenan en condiciones poco realistas para un campo de golf. Nuestras alfombras de golpeo son suaves y fáciles de golpear. Además, la gama ofrece yardas de espacio para apuntar. Esto no te enseña a luchar y escapar de posiciones difíciles.

Un fuerte juego de codificación es lo que me llevó a un solo dígito. Cuando estaba en el campo, a menudo trabajaba en dar forma a mis tiros. También giré la cabeza del palo para que pareciera un palo para zurdos. Además, me pasaba horas y horas en los bunkers, pegando tiros de todas las mentiras.

El propósito de estos ejercicios era ayudarme a escapar de los problemas y llegar a casa sin un rasguño. Mi habilidad con las tomas de recuperación redujo mis niveles de estrés. Podría escapar de un bruto grueso o de una mentira tapada en el búnker. Además, podía maniobrar mi pelota alrededor de un árbol.

No todos los tiros volarán por la calle y hacia el green en regulación. Necesitas entrenarte para escapar de los problemas y recuperarte fuerte. En el siguiente video, Tiger Woods muestra por qué los tiros creativos son vitales para una carrera exitosa en el golf.

5. Solo importa tu siguiente disparo

Después de un mal tiro, respira hondo y sigue adelante. Tu duff ya sucedió y no hay nada que puedas hacer para cambiarlo. Deje ir la frustración y concéntrese en dar el mejor tiro siguiente.

Cuanto más tiempo te detengas en los errores del pasado, más comerá en tus pensamientos. Confía en mí, afecta el resto de tu ronda.

6. Toma un carrito

Personalmente, disfruto más del golf cuando estoy caminando. Sin embargo, entiendo que no muchos comparten esa opinión. Si se siente miserable caminando por un campo de golf, tome un carrito. Elimina la preocupación de la caminata de tu mente.

Conducir por el campo te ayuda a conservar energía para maximizar la potencia de tu swing. También te mantiene fresco en un día abrasador.

7. Toma una copa

He jugado numerosas rondas en mi vida donde las cervezas frías fluyen como el río Mississippi. Naturalmente, algunos golfistas se vuelven ruidosos y es una pesadilla tenerlos cerca. Para otros, una bebida ayuda a relajarse y fomentar la relajación. Puede funcionar para usted y aumentar su disfrute.

8. Concéntrate en lo positivo

A menudo podemos castigarnos a nosotros mismos por tarjetas de puntuación mediocres, lo que destruye aún más su diversión. Encuentro que concentrarme en los aspectos positivos y ver mi crecimiento mantiene el juego emocionante y me ayuda a concentrarme en lo que es importante.

Por ejemplo, miro cuántas calles en regulación (FIR) golpeé en esta ronda en comparación con la última. Así como el número total de putts.

En una ronda, mi puntaje general puede ser terrible. Sin embargo, puede que haya acertado más FIR que en la ronda anterior. Date unas palmaditas en la espalda y llévate las pequeñas ganancias. El golf es un viaje, y es un ascenso lento a un hándicap bajo.

9. Juega por diversión

Mi último consejo es jugar por diversión. El golf es un juego, después de todo. Cuando te tomas en serio y te enfocas en bajar tus puntajes, puede ser perjudicial para tu desempeño general. Tómatelo con calma y considera las rondas casuales como nada más que práctica.

Usted y sus compañeros de juego pueden regalarse un mulligan en cada nueve para promover la sensación de práctica. Además, concéntrate más en los elementos positivos de tu ronda que en la puntuación.

avatar user 59 1643515400

mate stevens

Matt Callcott-Stevens comenzó a jugar golf a la edad de 4 años cuando el padre de Rory Sabattini le puso un hierro 7 y un putter en la mano. Ha experimentado todos los altibajos y…

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.